jueves, 9 de mayo de 2013

Lo que nos perdemos al no amamantar



La lactancia materna tiene múltiples y estudiados beneficios sobre la salud materno- infantil, tanto a nivel físico como emocional. No olvidemos que es el alimento que la naturaleza ha dispuesto para nutrir a los bebés mamíferos desde el nacimiento y que, a pesar de todos los esfuerzos por imitarla, la leche materna es inigualable. Es un alimento completo ( ningún otro alimento por si solo es capaz de satisfacer  todas nuestras necesidades nutricionales y energéticas como lo hace la leche materna en nuestros primeros meses de vida ). Además es un alimento vivo que se adapta a las necesidades del bebé cambiando su composición según la edad , la hora del día e incluso durante una misma toma.
 La Organización Mundial de la Salud  ( OMS ) y otros organismos oficiales en materia de salud, recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad , en combinación con otros alimentos hasta los dos años mínimo y después todo el tiempo que madre e hijo deseen.
Actualmente disponemos de muchos estudios serios y rigurosos que demuestran la importancia de la lactancia materna en la prevención de enfermedades  a corto y a largo plazo, tanto en el bebé como en la madre, por lo que la promoción de este tipo de alimentación debería ser una cuestión de salud pública prioritaria en los sistemas sanitarios actuales. 

Beneficios para la salud del  bebé:
*La leche materna es un posee numerosos anticuerpos que ayudan a los lactantes  a protegerse y/ o combatir numerosas infecciones como catarros, bronquitis, bronquiolitis, otitis, meningitis, gastrointestinales o urinarias. Los bebés amamantados enferman menos  y si lo hacen suele ser de forma más leve y menos duradera.
*Protege también frente a enfermedades futuras tales como: asma, alergia, obesidad, diabetes, colitis ulcerosa , infarto de miocardio,  dermatitis, psoriasis o cáncer , entre otras .
*Se asocia también la lactancia materna a un mayor coeficiente  intelectual del niño ya que contiene ácidos grasos y proteínas de alta calidad que favorecen un mayor desarrollo cerebral.
*A nivel digestivo se sabe que la leche materna posee numerosos agentes probióticos que reducen la presencia de elementos patógenos en la flora intestinal del bebé. Además los laimentos ingeridos por la madre pueden modificar ligeramente el sabor de la leche por lo que los niños amamantados podrían aceptar mejor la alimentación complementaria.
*Correcto desarrollo maxilo facial: el agarre fisiológico del bebé al pecho ( distinto al del biberón ) favorece el desarrollo de las estructuras bucales y mandibulares previniéndose el uso de ortodoncias u otros mecanismos correctores.
*Mejor respuesta a las vacunas: Los niños amamantados presentan menor reacción a la vacunación que los no amamantados.
*Se ha observado una menos incidencia de Síndrome de muerte súbita del lactante en niños amamantados
*No podemos olvidarnos de los prematuros. Si en un bebé a término la lactancia materna es importante, para un prematuro es fundamental. La leche de la madre estará especialmente adaptada a las necesidades de su hijo en ese momento, conteniendo durante varias semanas más proteínas, calcio , sodio  y otros nutrientes que la leche materna normal. Además, prematuros amamantados estarán protegidos frente a gérmenes hospitalarios causantes de enfermedades  que suponen un alto riesgo para estos pequeños.

* La leche materna  varia su concentración en diversos nutrientes a lo largo del las 24 horas del día , ayudando asi al establecimiento de los ciclos vigilia-sueño. Uno de estos nutrientes es el l-triptófano, aminoácido implicado en la regulación de la producción de Melatonina , de vital importancia para el establecimiento de los ritmos circadianos día-noche, favoreciendo el adecuado descanso del bebé


 Beneficios para la salud de la madre

*Mejor y más rápida recuperación del  útero:  La succión del bebé provoca en la madre la liberación de oxitocina, hormona responsable de las contracciones uterinas. El inicio de la lactancia materna inmediatamente después del parto  favorece la liberación de esta hormona por lo que se favorecen las contracciones uterinas que ayudan a un mejor desprendimiento de la placenta, a que el tamaño del útero se recupere más rápido y a un menor sangrado postparto.

*Prevención de la anemia: Al haber menos sangrado postparto e inhibirse la ovulación durante varios meses. Las mujeres lactantes pueden estar meses o incluso años sin menstruar y esta ausencia de sangrado supone un ahorro de hierro.

* Menor incidencia enfermedades como coronarias, diabetes, artritis reumatoide,  cáncer de mama y ovario en mujeres que amamantan.

* Se favorece la recuperación del peso de antes del embarazo: La lactancia materna supone  un gasto energético que moviliza las reservas que la madre ha ido acumulando durante el embarazo.

* Prevención de osteoporosis y disminución de fracturas de cadera durante la menopausia: Durante la lactancia se movilizan los depósitos óseos de calcio para fabricar la leche ( de ahí el falso mito de que lactar provoca osteoporosis ). Sin embargo, esta “pérdida” de calcio, se compensa con una mayor capacidad para absorber este mineral  a nivel intestinal y con una menor pérdida a través de la orina.

* La prolactina segregada durante la lactancia ejerce un efecto relajante sobre la madre y el bebé favoreciendo el sueño de ambos. El bebé se duerme al pecho ya la madre le es más fácil volver a conciliar el sueño. Además la prolactina aumenta la calidad de sueño por lo que, aunque haya despertares nocturnos, la madre que amamanta está más descansada.


Beneficios psico-emocionales para el bebé y la mamá:

* Mejora el vínculo afectivo entre madre e hijo. El inicio de la lactancia en el postparto inmediato favorece la liberación un coctel de “hormonas del amor” y endorfinas que favorecen una intensa sensación de bienestar y son las responsables del establecimiento del vínculo entre la mamá y el bebé.

* Menor incidencia de depresión posparto y elevación de la autoestima:  Las hormonas y endorfinas segregadas durante el parto y la lactancia favorecen la sensación de bienestar en la madre. Además el hecho de sentirse capaz de alimentar a su hijo, ante cualquier circunstancia o adversidad, produce una sensación de empoderamiento y seguridad en una misma.

* Los bebés amamantados desarrollan una personalidad más segura e independiente. EL coctel hormonal  mencionado más arriba, la sensación de bienestar y  la seguridad  de saberse atendido y protegido, hacen que el cerebro en formación, establezca conexiones neuronales asociadas a todas estas sensaciones que quedarán grabadas de por vida y determinaran  la percepción y actitudes ante la misma.

*El pecho de la madre es también una manera de relacionarse con el entorno. A través del pezón materno el bebé descubre nuevas texturas, sabores, aprende a regular sus sensaciones de hambre y a succionar según sus necesidades ( la leche materna cambia de una toma a otra e incluso en una misma toma, por lo que según las necesidades del bebé, este succionará más o menos cantidad ). Además la lactancia materna favorece el desarrollo de la lateralidad y la percepción espacial ya que  se va cambiando de postura y de pecho, al contrario que con el biberón que suele darse en una sola postura.


Beneficios para el Medio ambiente y la sociedad


La leche materna no necesita fabricarse, ni envasarse o transportarse por lo que se ahorra energía y combustible. No se producen residuos de ningún tipo, ni gases procedentes de la eliminación de dichos residuos. 

No son necesarios biberones de plástico: Se ahorra energía, costes para su fabricación y residuos. Además el plástico contiene bisfenol A que es cancerígeno, aunque ya ha sido prohibido en los biberones y otros productos infantiles y cada vez más productos son libres de esta sustancia. 

Siempre disponible y a la temperatura adecuada. No es necesario calentarla, ni esterilizar nada por lo que además de ahorrar tiempo, ahorramos agua, energía, combustible y dinero. 
 
Es un alimento completo y gratuito durante los 6 primeros meses del bebé. Contribuye a mantener la economía familiar estable. Después no es necesario utilizar otras leches mientras se está amamantado a demanda.  

Los niños amamantados enferman menos lo que supone un  menor gasto en medicamentos tanto`para los padres , como para la sociedad. 

Las mujeres que amamantan tardan meses o incluso años en volver  menstruar por lo que hay  menor gasto en tampones y compresas. Se generan menos residuos. Además esto constituye también un método de control demográfico .  

Independencia: siempre disponible en cualquier situación o lugar. Incluso en aquellas en las que la Lactancia artificial pueda resultar inaccesible como es el  caso de grandes catástrofes en las que nos  pueda comprar leche o hervir agua. 

No requiere de la cría intensiva de ganado: evita la tala de bosques para crear los pastizales, evita la perdida de flora y fauna, erosión por cascos del ganado, contaminación de aguas subterráneas por excrementos y fertilizantes, evita el sufrimiento animal ( las vacas  son separadas de los terneros y suelen sufrir mastitis por sobreproducción. Además se generan enormes  gastos en antibióticos que  pasan a la leche que consumimos ).
 
Texto: Jasmin Bunzendahl: Licenciada en Ciencias Biológicas, experta en Nutrición y Dietética. Asesora  de lactancia y coordinadora de grupos de apoyo a la lactancia y a la crianza desde hace 6 años. Doula y madre de dos hijos amamantados .
juntoatudoula@gmail.com 

Más información: 

Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría

Organización Mundial de la Salud ( OMS )


 

2 comentarios:

  1. Hola por aqui me quedo, un saludo
    http://diariodeunamamyenamorada.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Hola Sandra. Bienvenida y muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...